“Marduk” – Cancelan concierto de Metal en Monterrey.

Publicado por Alondra Escamilla en

COMUNICADO OFICIAL

En pleno siglo XXI, cuando la Inquisición parece enterrada en el pasado y cuando Monterrey presume de ser una metrópoli de vanguardia, resulta increíble vernos en la necesidad de publicar este comunicado.

La intención no es atacar a nadie, sino simplemente explicar por qué se canceló el concierto de Marduk y manifestar nuestra inconformidad y preocupación por lo que este acto de censura representa para la libertad de todos y de cualquiera en nuestra ciudad.

Porque así como hoy se prohíbe la actuación de un grupo de rock, mañana puede ser el veto a la publicación de un libro, la cancelación de una obra de teatro o la cárcel para alguien simplemente por su manera de pensar. Hoy está en juego mucho más que el concierto de una banda subterránea.

Marduk es una banda de black metal de Suecia que se ha presentado 3 veces en Monterrey en años anteriores. También han venido bandas similares sin causar ningún problema ni generar maldad entre los pocos asistentes de esta clase de conciertos. En opinión de algunos observadores, los conciertos de reggaeton y música buchona sí atentan contra el decoro, la decencia y las buenas costumbres, lo cual por supuesto no nos consta (no vamos a esos eventos ni gratis).

Pero los estilos musicales, las propuestas estéticas o las ideologías de los músicos son asuntos que no nos interesa debatir aquí, simplemente diremos que la Constitución mexicana otorga libertades básicas a todos los individuos y nadie tiene derecho a coartarlas. Nadie, así sean líderes religiosos o autoridades municipales, tiene el derecho de decidir qué tipo de música sí podemos escuchar y cuál no.

Cuando contratamos a Marduk para presentarse el 13 de octubre en el Café Iguana, pensamos que era un concierto más. Como siempre, el recinto realizó los trámites para obtener el permiso municipal correspondiente, de la misma manera que tramita decenas de permisos cada mes. Pero en esta ocasión, sin razón oficial de por medio, el Municipio de Monterrey negó el permiso para el concierto de Marduk. Sin ninguna explicación por escrito ni nada que pudiera justificar la negativa… Para fines prácticos, fue un acto de censura.

De manera extraoficial se nos ha dicho que las autoridades municipales sufrieron la presión de personas con ideas religiosas tan radicales, que consideran correcto imponer sus creencias a los demás.

No podemos asegurar que sea cierto, pero la censura por motivos religiosos parece ser la explicación más acertada en el caso de Marduk, ya que desde semanas antes hubo algunas publicaciones en Facebook al respecto (pero, como casi todos, pensamos que era broma). Y eso nos alarma porque entonces, ¿en manos de quién está el gobierno municipal: de funcionarios que le sirven a la comunidad, o de fanáticos religiosos que imponen sus ideas sin dar la cara?

Repetimos: no se trata solo de un concierto de metal subterráneo, sino de lo que este acto de censura significa para Monterrey. Esto sí es muy IMPORTANTE, tómenlo en cuenta: es un precedente muy peligroso para cualquier artista, promotor, intelectual, youtuber, periodista, etc., o simplemente para cualquiera que desee ejercer su libertad de expresión. A partir de hoy, no podemos tener la certeza de que en Monterrey se respetarán nuestras libertades esenciales.

Como regiomontanos, sentimos vergüenza de que en otras ciudades Marduk se pueda presentar sin problemas y aquí nos lo prohíben. Y también nos duele porque vamos a perder el dinero invertido en la preparación del concierto. Pero lo peor es lo que puede ocurrir en el futuro.

Por ello invitamos a todos a manifestar el repudio a la censura, provenga de quien provenga y cualquiera que sea el acto o persona censurada. Invitamos a los demás promotores de la ciudad y del país; a escritores, periodistas y comunicadores en general; a profesionales y practicantes de cualquier disciplina artística; a los estudiantes; a activistas y organizaciones no gubernamentales, y en general a todos aquellos que quieran que Monterrey sea una ciudad donde se respeten las libertades básicas, a manifestarse al respecto desde su trinchera.

Sin ánimo de causar conflictos, también invitamos a toda autoridad competente o bien responsable, a intervenir en este caso y fijar su postura ante la sociedad: ¿En Monterrey se respetan las libertades establecidas en la Constitución, o tiene mayor peso la influencia de radicales religiosos?

Es muy triste anunciar la cancelación de un concierto, pero más triste cuando la censura está de por medio.

Esperamos contar con la comprensión del público. Y el apoyo de todos en general.

Atentamente,
Chamuco.

(Nota por Chamuco)

Categorías: Noticias

Alondra Escamilla

Social Media Manager Monterrey, Nuevo León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *